Spanish translation of Delphi in Healthcare, Fighting the Corona Pandemic

Delphi en la atención de la salud, contra la pandemia del coronavirus

Cuando una crisis como la pandemia del coronavirus azota a la sociedad, impacta en todos los aspectos de la vida humana. Ha limitado severamente nuestra capacidad de viajar e interactuar con familiares y seres queridos, ha cambiado la forma en que interactuamos con la comunidad en la que vivimos, y por último, pero no menos importante, la forma en que interactuamos con los clientes y nos sustentamos. Para muchos, estos son tiempos difíciles y desafiantes, tanto en lo personal como lo profesional.

La presencia del pasado

El tema comercial puede parecer insensible, si no insignificante en una situación donde las personas pueden perder a un ser querido. Sin embargo, los negocios son en definitiva lo que financia la investigación médica, proporciona alimentos, ofrece medicamentos y ayuda a la humanidad a luchar. En términos de pura destrucción, financiera o de otro tipo, no creo que el mundo haya vivido nada semejante a esta pandemia; al menos no en nuestra era.

La única situación histórica de similar magnitud que me viene a la mente, es quizás La Gran Depresión (1929), que se podría argumentar que fue una consecuencia directa de la anterior pandemia de la gripe española.

La gripe española azotó a América, Europa y Asia a comienzos de 1918, y tuvo influencia hasta 1921 (diciembre de 1920 en los EE. UU., el último caso informado en Europa fue en enero de 1921).

Camp Funston emergency hospital, Kansas 1919
Arriba: Hospital de emergencia en Camp Funston, Kansas 1919

Se estima que se perdieron aproximadamente cincuenta millones de vidas por la gripe española, y que afectó a un total de hasta 500 millones de personas; una cuarta parte de la población mundial en ese momento, lo que la convierte en una de las pandemias más mortíferas de la historia de la humanidad.

Aprendiendo de la historia

Lo que preocupa a los gobiernos y a las empresas en este momento es el efecto de la recesión. Mientras que las variables que llevaron a la gran depresión son vastas y complejas (no olvidemos que la primera guerra mundial se desarrolló entre 1914 y 1918, y consumió a la economía europea), el patrón de causa y efecto tiene similitudes que vale la pena atender.

Cuantas más personas se vean afectadas por el coronavirus durante la pandemia, peor será la carga financiera posterior. Si la deuda y las tasas de interés se disparan y el mercado no logra hallar el equilibrio, lo que ocurrió en 1929 será el peor de los escenarios: un colapso total de la economía nacional e internacional.

El héroe de las mil caras, nuestros profesionales de la salud

Mientras las redes sociales hacen más que suficiente para aterrorizarnos con interminables flujos de los peores escenarios apocalípticos, es fácil perder de vista lo bendecidos que somos por vivir en el 2020. Los hombres y las mujeres de 1918 no tenían el beneficio de la medicina moderna, ni tenían a su disposición computadoras, comunicación global o, quizás lo más importante de todo, no podían compartir las investigaciones médicas internacionales.

Siv Marie Lien (photo used with permission, DIPS AS)
Arriba: Siv Marie Lien (foto usada con permiso, DIPS AS) trabaja en atención al cliente en DIPS, pero también es enfermera, hace turnos extras durante la crisis del coronavirus..

Por ejemplo: la penicilina, el primer antibiótico, fue descubierta por Alexander Flemming en 1928 en su laboratorio de Londres; sin embargo, no fue reconocida internacionalmente como un medicamento terapéutico hasta la década de 1940. En otras palabras, su aplicación práctica a escala mundial demoró 12 años desde su descubrimiento en el laboratorio. Afortunadamente, con la tecnología moderna, estos plazos son cosa del pasado.

Aunque el Coronavirus (SARS-CoV-2) es nuevo, actúa de una manera que la ciencia entiende, y podemos tomar medidas simples para impedir la propagación del virus. Europa, Asia y la India se encuentran en estado de cuarentena actualmente; la gente se queda en casa las 24 horas del día literalmente, lo cual ayuda a combatir el virus impidiendo que llegue a nuevas víctimas (aplanar la curva).

Al mismo tiempo, los investigadores y el personal médico están buscando medios eficaces para curar a los infectados. Y no debemos perder de vista que la tasa de recuperación es del 80 % para aquellos que dan positivo.

Una perspectiva sensata

Para intentar de poner en perspectiva a la situación actual, un total de 193.000 personas han fallecido por coronavirus; al mismo tiempo la gripe común (influenza) se ha cobrado 23.000 víctimas esta temporada. Lo que trato de señalar es que, por sus propios medios, la cantidad de muertes que el SARS-CoV-2 es capaz de causar sería terrible. Afortunadamente, ¡los médicos y los trabajadores de la salud de todo el mundo están dando una gran batalla! Así que podemos ser razonablemente optimistas y decir que podemos superar esto. ¡Vamos a superarlo!

Google live feed
Arriba: Google colabora con la OMS para difundir en vivo los números de casos de coronavirus

Incluso se habla de reabrir las economías de la Unión Europea a partir del 11 de mayo, por lo que poco a poco estamos viendo algo de luz al final del túnel.

The SARS-CoV-2 structure
ArribaEstructura del SARS-CoV-2 (Fuente: Creative Commons)

Pero pongamos los datos sobre la mesa: Hay que entender que el coronavirus es mucho más agresivo que la gripe, y ataca el cuerpo de una manera completamente diferente (se podría decir que hasta insidiosa). Son dos virus muy diferentes y la razón por la que el coronavirus no se ha cobrado más vidas es porque los profesionales médicos han hecho, y siguen haciendo, un trabajo sobresaliente.

Con la ayuda de las computadoras, la ciencia moderna y la comunicación mundial, las naciones han podido adelantarse (siendo la cuarentena un método inmediato y muy eficaz para proteger a la población).

Hay mucho más para aprender sobre el impacto total del coronavirus, pero la humanidad está progresando notablemente para derrotarlo.

Vencer una posible recesión

Al momento de escribir este artículo, diferentes partes del mundo habían sido afectadas por el coronavirus en distinto grado (por lo que la relevancia de la información puede variar de un lugar a otro). Hay cientos, si no miles de variables en juego, por lo tanto, sería imposible decir cuánto tiempo durará esto. Según lo que nuestro gobierno aquí en Noruega nos informa, yo esperaría que la cuarentena dure al menos hasta mayo (ya hemos tenido dos meses de cuarentena, con excelentes resultados). Las variables cambian cada semana, de modo que solo resta esperar y ver.

Lo que todos podemos hacer ahora mismo es dedicar un tiempo a reflexionar en las recesiones anteriores y tratar de buscar características y patrones en común que puedan ser beneficiosos. Una recesión puede desarrollarse de cien maneras diferentes, pero está principalmente impulsada por las reacciones humanas (emocionales o no) que tienden a ser predecibles. Recordemos que el mundo fue golpeado por la recesión hace un tiempo. De hecho, tuvimos una recesión masiva en 2000, 1990 y mucho antes, en 1980. Mi recuerdo de la burbuja de las "puntocom" del 2000 es bastante vívido, porque trastornó completamente mi vida de la noche a la mañana.

Cuando la burbuja de las "puntocom" estalló, pasé los siguientes 12 meses en pánico total porque no tenía ninguna estrategia de juego.

Literalmente, pasé de ser CTO e ingeniero principal en una prometedora compañía tecnológica a limpiar los pisos de una morgue local (un cambio radical). Habiendo perdido los ahorros de mi vida y con acciones sin valor, tuve que vender mi casa con una pérdida de 50.000 dólares. Me tomaría 10 años recuperarme de las consecuencias de esa catástrofe.

Pero esa es la diferencia: hemos visto los mejores y los peores escenarios. Entonces, esta vez podemos aprovechar nuestras experiencias y apuntar a un mejor resultado.

Pero volvamos a las características que mencioné y veamos si podemos sacar algo útil de la burbuja de las "puntocom".

Variables previsibles

El motivo por el que no podía encontrar trabajo fue porque me había especializado en un nicho. Cuando estalló la burbuja de las "puntocom", mi nicho cayó en una categoría no esencial, y en ese momento no supe reconocer que mi nicho y mi especialización de hecho no eran esenciales; por lo tanto, no podía adaptarme. Estaba literalmente cegado ante las oportunidades que tenía delante de mí.

Cuando una sociedad es azotada por una crisis como el incidente de las "puntocom"; y ahora, por la pandemia del coronavirus, suelen suceder tres cosas:

  1. La división del mercado en dos categorías
    1. Servicios esenciales
    2. Servicios no esenciales
  2. Los negocios adaptables prosperan
  3. Los modelos de negocios monolíticos sufren

Walter Frick publicó recientemente un artículo en la revista Harvard Business Review (Cómo sobrevivir a una recesión y prosperar después (How to Survive a Recession and Thrive Afterward) donde menciona observaciones similares. ¡Realmente vale la pena leerlo!

Servicios esenciales

Dependiendo de la situación, lo que el mercado considere esencial y no esencial podrá variar. Pero el común denominador es que todo lo esencial para la supervivencia y la estabilidad se mantiene, y todo lo que no aporta un beneficio inmediato o estabilidad entra en recesión.

Cuando estalló la burbuja de las "puntocom", los servicios esenciales en el contexto de la informática y el desarrollo de software con Delphi, se limitaron a aquellos proyectos directamente relacionados con los negocios cotidianos (un marcado contraste con la cornucopia de esquemas, ideas y "reinvención" que definieron la era de las "puntocom"). En resumen, las personas y las empresas se vuelcan a lo esencial, a lo básico, a lo confiable, a lo que necesitan para sobrevivir. Todo lo demás se considera no esencial.

En Noruega, las empresas esenciales eran (entre otras) el sector petrolero, los servicios de salud, el transporte y la logística, la agricultura y los seguros. En resumen, la atención se centró en el desarrollo de nuevos mercados y en el mantenimiento de los fundamentales (en nuestro caso, el mercado giró del desarrollo de software creativo a la gestión de redes, la big data, la seguridad y el intercambio de recursos; que evolucionaría y resurgiría como Cloud Computing, la computación en la nube, 15 años más tarde).

Reflexiones

Si trazamos un paralelo con nuestra situación actual, el patrón es el mismo pero las variables han cambiado (porque esta vez, conocemos el patrón y podemos adaptarnos). Con el planeta en cuarentena, las tiendas, el transporte público, los puntos de venta, el petróleo y los seguros son los que se ven más afectados. Así que habrá menos trabajo en esas categorías.

Si tu modelo de negocio es monolítico, como por ejemplo, una tienda que depende de la visita de los clientes, entras en la categoría de "no esencial" (excepto que tengas una farmacia o vendas productos esenciales, como alimentos). Lo mismo ocurre si diriges una empresa de software que carece de la infraestructura necesaria para que sus empleados puedan trabajar desde casa.

Sin embargo, si te adaptas a la situación y amplías tu presencia en línea, con servicios de entrega a domicilio (asociándote a una empresa de repartos y envíos), por definición estarás operando un modelo de negocio adaptable, y tus posibilidades de éxito, incluso de prosperar, son exponencialmente mayores.

Como desarrollador de software, tienes la ventaja de trabajar en un medio que es absolutamente digital y que se puede implementar sin tener que enviar paquetes físicos. Por lo tanto, tus gastos se limitan al alojamiento o a la infraestructura en sitio. Quizás sea un buen momento para aprender más sobre virtualización y docker, ¿verdad? ¿Asegurarse de que tus desarrolladores puedan trabajar desde casa, y quizás reorientar el software para incluir también categorías de servicios esenciales?

Delphi y su función en la lucha contra el coronavirus

Pasar de hablar de un virus biológico como el COVID-19, a una causa y efecto subjetivos como los cambios del mercado durante una pandemia, y de ahí, a Delphi de Embarcadero, puede parecer inconexo. Es entendible pensarlo. Pero como he escrito anteriormente, Delphi sigue manteniendo una posición firme en el mundo del software médico. Los servicios de salud son uno de los pocos servicios esenciales que persisten. Siempre serán un servicio esencial.

El mercado del software médico es amplio y abarca todos los aspectos de la medicina moderna. Desde el software que utilizan los laboratorios para los análisis, hasta los servicios más comunes, como la odontología o la oftalmología (los profesionales de la salud especializados en la vista).

En el mes de febrero, escribí sobre una empresa noruega, NorJournal, que desarrolla y comercializa un sistema integral de registros para empresas odontológicas y cirujanos. NorJournal es un sistema de cliente-servidor que gestiona más de 300 clínicas odontológicas que trata con miles de pacientes. Y todo el producto, hasta el módulo de análisis de rayos X, está completamente escrito con Delphi de Embarcadero.

En esta ocasión, quiero hablar de una compañía más grande, una que está directamente involucrada con el suministro de software para combatir el coronavirus, es decir, DIPS AS.

DIPS AS

La corporación DIPS es uno de los mayores proveedores de software médico y de atención de la salud de Escandinavia. La compañía emplea a más de 300 desarrolladores que trabaja a tiempo completo. La cartera de software de DIPS abarca todo, desde la administración integral del hospital y los departamentos, hasta la gestión de unidades de cuidados especiales e instalaciones de investigación médica.

FastTrak Covid-19 module
Arriba: FastTrak, una aplicación médica modular hecha en Delphi. Aquí, se muestra el módulo de COVID-19.

Cuatro de cada cinco clínicas médicas en Noruega usan soluciones de DIPS, y un total de 150.000 profesionales médicos se benefician con este software.

COVID-19 en FastTrak

Uno de los programas que DIPS produce y que se implementa en las primeras líneas del campo de batalla contra el COVID-19, es FastTrak. FastTrak es una aplicación modular hecha en Delphi. Fue una de las primeras aplicaciones en ofrecer un módulo para la pandemia de COVID-19, enfocado en el seguimiento de la infección, las pruebas y las documentación.


Arriba: Formulario de evaluación de FastTrak para pacientes de COVID-19

La documentación es especialmente importante en el sector de la salud (y no se trata de editores de textos, sino de software para contribuir y trabajar con esquemas gubernamentales y frameworks XML, que constituyen la base sobre la que se transmite la información entre las clínicas y departamentos de salud); todo ello, con un alto grado de seguridad y confidencialidad.

Con raíces en Delphi

FastTrak tiene raíces que se remontan más atrás de lo que se ve a simple vista. Habiendo visto el código, hace uso de técnicas que son notablemente modernas; técnicas como la inyección de dependencias, la abstracción para una interfaz limpia, genéricos. En su arquitectura, es frecuente el tan apreciado framework Spring4D.

El código es limpio, estructurado y bien pensado. Pocas veces he visto un código tan bien organizado, y he trabajado con unos cuantos nombres muy reconocidos a lo largo de los años. Quedé boquiabierto cuando me metí en el código fuente. Decir que quedé impresionado sería poco.

FastTrak Infection tracking functionality
Arriba: La función de seguimiento de infecciones de FastTrak, que permite advertir o informar a las personas que han estado en contacto con un paciente, ayuda a reducir el tiempo de respuesta y a ampliar las opciones de tratamiento

-”De hecho, los conceptos más antiguos del código fuente se remontan 1999” dice Magne Rekdal, autor original del sistema.
Algunas líneas del código estaban en el producto llamado SmartHeart, lanzado por Pfizer Norway el 14 de febrero de ese año. Se eligió esa fecha de lanzamiento porque era el 4.° aniversario de Delphi, en el día de San Valentín, y el ícono del software era un corazón rojo.

-”Con mayor conocimiento, se lanzó en Copenhague, Dinamarca, en enero de 2003.
Fue diseñado para ser ampliado fácilmente con nuevos módulos según las necesidades de documentación médica de los clientes. El back-end original era MS SQL Server 6.5 o MSDE 2000”,
 agrega.

Desde entonces, el producto fue reestructurado varias veces para aprovechar las nuevas características del lenguaje, una mejor organización y diseño modular. Tanto Delphi como Microsoft SQL Server son productos que se esfuerzan por ser lo más retrocompatibles posible.

El código que fue escrito para versiones anteriores de Delphi, como Delphi 7, se puede compilar y ejecutar sin dificultades en la última versión. La modernización dentro del ámbito de Delphi no se trata tanto de tener que reescribir grandes porciones de la propiedad intelectual, sino de elegir eliminar y reemplazar el código con construcciones modernas.

Un buen ejemplo de esto es la introducción de genéricos. No es necesario usar genéricos, pero la cantidad de código reutilizable que reemplaza es significativa. El mantenimiento es también otro aspecto. La evolución tecnológica es muy tangible en Delphi, donde coexisten las capas de procedimientos, orientadas a objetos y genéricas; una sobre la otra.

Beneficios de usar Delphi

Una de las principales características de Delphi siempre ha sido la productividad; una productividad basada estratégicamente en la orientación a los objetos y la marca de Delphi: RAD (Desarrollo Rápido de Aplicaciones). En consecuencia, el TTM (plazo de lanzamiento al mercado) de Delphi es considerablemente más corto, porque los desarrolladores pueden centrarse más en la tarea que tienen entre manos, que en construir un andamiaje funcional y una infraestructura de código.

El módulo de COVID-19 en FastTrak es un excelente ejemplo de esto. DIPS Corporation fue una de las primeras en ofrecer esos módulos en Escandinavia, para ayudar a los profesionales de la salud a responder rápida y eficientemente con mínimas demoras. Como toda gran empresa, DIPS AS opera con varios idiomas y soluciones, y tiene diferentes productos en su cartera. No obstante, FastTrak, con su diseño impulsado por datos y su arquitectura modular, está firmemente arraigado dentro del galardonado ecosistema Delphi.

Un ecosistema que resistió el paso del tiempo, evolucionó ante paradigmas cambiantes y sigue siendo tan dinámico y productivo hoy como hace una década.

Herramientas del sector

Un producto como FastTrak se basa en el rico ecosistema que ofrece Delphi de Embarcadero. Una de las mayores fortalezas de Delphi y C++Builder es su enfoque en el diseño modular mediante componentes. Delphi, en particular, siempre contó con una vasta variedad de proveedores de componentes comerciales y no comerciales; empresas enfocadas en una característica particular y que ofrecen soluciones listas para usar. 

FastTrak utiliza paquetes de componentes que son familiares para todos los desarrolladores de Delphi.

  • FastReports
  • Controles VCL Konopka (Raize)
  • Componentes ODac de base de datos
  • Framework Spring 4D
  • Componentes BergSoft

La infraestructura en torno a la aplicación también se basa en varios productos hechos con Delphi, como:

  • Ayuda y manual
  • FinalBuilder
  • Beyond Compare
  • Doc-O-Matic
  • Database Workbench Pro

Como muchos otros productos exitosos del mercado, Delphi es un factor clave para el éxito. Espero conocer más del software en las próximas semanas, meses y años.

 

Reduce development time and get to market faster with RAD Studio, Delphi, or C++Builder. Design. Code. Compile. Deploy.

Start Free Trial   Free Delphi Community Edition   Free C++Builder Community Edition   Upgrade Today